El muelle Slinky | ludoforum

El muelle Slinky

Su historia, todo un culebrón.

El ingeniero naval Richard James inventó el Slinky por accidente. En 1943, mientras trataba de desarrollar un muelle que pudiera ayudar a mantener fijos los elementos sensores de un barco en el mar. Golpeó sin querer uno de los muelles experimentales que tenía en una repisa. En vez de caer revuelto en el piso, el resorte bajó formando una serie de arcos de la repisa a una pila de libros, luego a una mesa y por último al piso, donde quedó enrollado en posición vertical.

James hizo varios experimentos en los que comprobó que dicho resorte bajaba escaleras. Más tarde, su esposa Betty se percato de que aquel muelle podía servir como juguete. También encontró el nombre para el nuevo juguete: “Slinky”

Al inventar el Slinky, Richard James, y su esposa decidieron mostrar su nuevo juguete en la tienda Gimbels en Filadelfia, en los años 40, y pensaron que nadie lo compraría por su simplicidad. Estaban tan preocupados que le dieron a un amigo un dólar para comprar uno. Una hora y media después de la primera demostración, se vendieron un total de 400 Slinkys. Fue un éxito desde el principio, y lo sigue siendo.

El diseño del Slinky se modificó rematando los bordes por seguridad y ha permanecido prácticamente inalterado desde entonces, es decir, un muelle con 80 espiras con una constante de elasticidad muy baja que permite alargarlo más de cinco metros.

Richard y Betty James fundaron la “James Spring Wire Company” con $ 500 dólares. Richard inventó máquinas que podían enrollar 24 metros de alambre de acero en unos 10 segundos. Cada Slinky se hacia con 80 pies de alambre que provenía de Suecia. En 1956 la compañía cambió su nombre se convirtió en Industrias James.

A Pesar De su Éxito, en 1960 Richard James sufrió una grave crisis personal, involucrandose con una secta religiosa boliviana a la que entregó todo su patrimonio. Dejo a su Esposa, a sus seis hijos y a la Empresa, y se fue a Bolivia.

Betty James asumió el cargo de consejero delegado de Industrias James y rescató a la compañía de las deudas dejadas por la generosidad de su marido con su religión y comenzó una activa campaña de publicidad completa con el famoso jingle Slinky.

También sustituyó el material original  pasando del acero negro azulado sueco a un tono metálico color plata. Añadió otros juguetes a la línea de productos:  el Slinky Jr., el Slinky plástico, el Slinky Dog (personaje secundario en las películas de  Toy Story), las Mascotas Slinky, los Crazy Eyes (gafas que extienden falsos globos oculares) y el Slinky Neon. La línea se vendió en 1998 a los juguetes Poof.


Su funcionamiento.

El  Slinky, como todos los objetos, tiende a resistir los cambios en su movimiento. Por su inercia, si se coloca en la parte alta de una escalera se mantendrá en reposo sin moverse. En este punto tiene energía potencial. Pero una vez que ha empezado a bajar las escaleras y la gravedad le afecta, la energía potencial se convierte en energía cinética y el Slinky desciende espira por espira escaleras abajo. La energía se transfiere a lo largo de su longitud en una onda de compresión o longitudinal, que se parece a una onda sonora que viaja a  través de una sustancia transfiriendo un pulso de energía a la siguiente molécula. Lo rápidamente que la onda se mueve depende de la constante del muelle y de la masa del metal.


Otras Entradas Relacionadas:

No related posts.



Deja tu Comentario

Nombre (Requerido)

E-Mail (Requerido, No será Publicado)

Website

Comentarios

Introducir Código Antispam